Siendo realistas, ninguna empresa puede permitirse el lujo de quedarse atrás en esta era de digitalización. Pero si bien, es importante ser de los primeros en adoptar rápidamente la digitalización o automatización, tampoco es recomendable hacerlo sin tener en cuenta el valor del ROI (Retorno de Inversión), o cómo alinearlo con los principios rectores de su organización.

Una forma de crear una perspectiva de la situación, es tomar en cuenta que para la mayoría de las empresas, la tecnología de punta debe ser un medio para llegar a la meta, no la meta en sí. En otras palabras, sólo invierta en soluciones que puedan generar valor comercial real, resolver un desafío empresarial fundamental o mejorar la forma en la que se atiende a los clientes actuales y alcanzar nuevos prospectos.

¿Puede ser más rápido o más ágil?

Nuestra filosofía en TBM siempre ha sido que el éxito en la fabricación depende de la rapidez: Cuanto más corto es el tiempo de entrega, más flexibilidad y agilidad tiene una empresa para responder mejor a las oportunidades y necesidades de nuevos clientes. Si la tecnología de punta puede aumentar la eficiencia, optimizar las operaciones o ayudarle a actuar más rápidamente, entonces es probable que valga la pena considerarlo. Pero si simplemente agrega más capacidades o datos que la organización no necesita para optimizar la forma en que se realizan los negocios, es probable que no se obtenga el ROI (Retorno de Inversión) esperado.

Muchas veces creemos que la velocidad y la agilidad deben ser los objetivos finales de las empresas y sus inversiones en tecnología, pero debemos tomar en cuenta tres principios que sugerimos que ponga en práctica para evaluar el valor de una nueva tecnología. Teniendo en cuenta estos principios, pueden ayudarlo a crear un plan tecnológico que pueda hacer que su negocio vaya tan rápidamente como lo desea:

 1.- Las personas son un activo valioso. Sin duda, las inversiones en tecnología son necesarias en los negocios de hoy en día, pero la realidad es que lo revolucionario ahora, tarde o temprano, tendrá que ser reemplazado o actualizado. Por otro lado, las inversiones en capital humano a menudo tienen un ROI (Retorno de Inversión) a largo plazo. A medida que considere cuales son las mejores tecnologías para su empresa, ya sea análisis, AI (Inteligencia artificial) o el aprendizaje mecánico, debe asegurarse de tener en cuenta la función de su personal.

 Incluso cuando no se está operando en una fábrica, debe haber una persona responsable del cuidado de los activos y el proceso. Esa persona debe tener un historial de conocimiento de primera mano sobre el proceso y el equipo, para así validar que la tecnología, incluso está mejorando la forma en que se realiza el trabajo. En otras palabras, siempre existirá la necesidad de contar con empleados de operaciones capacitados, que puedan verificar personalmente cómo se están presentando las nuevas tecnologías en el taller. Estos empleados deben trabajar de la mano con los científicos quienes tienen los datos. Su historial de conocimiento ayudará a poner un contexto completo en torno al análisis y las suposiciones generadas por la tecnología, y en última instancia, garantizará que las soluciones funcionen según lo previsto en el punto de impacto.

Es posible que el rol de los empleados operativos deba redefinirse y, en algunos casos, las personas deban ser capacitadas para trabajar con tecnología de punta. Estas consideraciones deben ser clave al explorar donde invertir su dinero en tecnología.

2.- Creatividad antes que capital. La resolución de problemas siempre ha sido un tema difícil para las empresas, y es probable que la tecnología de punta no lo resuelva. Las empresas necesitan gente creativa que pueda establecer estrategias sobre cómo superar obstáculos y qué procesos serán necesarios, para que la organización sea más receptiva. Es la gente la que debe estar al tanto de  los datos que se reflejan  y lo que realmente está sucediendo en el taller, y también  es la gente la que debe diseñar e implementar las soluciones adecuadas en respuesta a eso. Este pensamiento fuera de lo establecido, puede ser la base para añadir   que permitan a las personas mejorar continuamente los procesos y resolver problemas más rápida y eficientemente.

3.- Una predisposición para la acción. Invertir en nuevas tecnologías es una forma de actuar, pero la implementación de soluciones innovadoras de automatización, suele ser una iniciativa importante que requiere tiempo y recursos significativos. Desde nuestra perspectiva, dar pasos más pequeños, poco a poco, es por lo general una mejor manera de lograr el objetivo final. Las empresas a veces pueden usar tecnologías existentes ya establecidas para probar el terreno, medir el impacto, evaluar qué funciona y construir sobre las soluciones desde ahí. Lea este artículo sobre el enfoque gradual de la transformación digital para obtener más información.

Cambios tecnológicos. Los principios fundamentales perduran.

En la época en que vivimos, siempre habrá tecnologías nuevas y emergentes que prometen transformar la forma en que usted hace negocios, y puede ser tentador quedar atrapado en la prisa y la emoción de qué es lo que sigue. Para mantenerse conectado con la realidad, confíe en los principios que permanecen constantes en su empresa: personas, creatividad y acción. Utilícelos como un indicador para realizar inversiones en tecnología más inteligente y para construir la plataforma tecnológica que respalde sus objetivos estratégicos. Cuando lo haga, será más probable que obtenga el desempeño que desea y pueda posicionar su negocio con mayor rapidez en el proceso.

El equipo de expertos de TBM cuenta con la experiencia necesaria para orientarlo en todo este proceso. ¡Acérquese y compruébelo!